Icono del sitio TecnoLike Plus

La Unión Europea firma una ley que establece el cargador tipo USB-C como único y universal.

Cargador universal

Más pronto que tarde los usuarios de teléfonos móviles en Europa usarán todos el mismo cargador universal.

La Unión Europea implanta el cargador tipo C como reglamentario, prohibiendo los demás.

La Unión Europea ha establecido un acuerdo en que el se estipula que todos los teléfonos celulares así como otros tipos de pequeños dispositivos móviles deberán usar el cargador tipo USB-C.

La medida debe entrar en vigor a partir de otoño de 2024, y muchos de los gigantes tecnológicos ya están haciendo planes para mantenerse en el mercado europeo.

Entre ellos destaca Apple, cuyo distinto y emblemático tipo de cargador, el llamado lightning, tendrá que desaparecer del círculo europeo. Aunque los dispositivos que ya se hayan fabricado no se verán afectados por la medida, obligatoriamente deberán cambiar sus futuros modelos.

Los icónicos cables lightning desaparecerán del mercado europeo.

Pero no solo se verán afectados los iPhone y los iPad, la medida también abarca auriculares, consolas de videojuegos y bocinas o parlantes. Cualquier dispositivo que cargue su batería con un cable deberá usar el llamado tipo C que usan actualmente la mayoría de los Android.

El acuerdo también incluye que los clientes podrán elegir si quieren o no un cable para cargar sus nuevos dispositivos electrónicos al momento de comprarlos, una medida tan necesaria como insólita.

¿Por qué un cargador universal?

El Parlamento y Consejo europeos han tomado esta normativa como parte de su proyecto ecológico.

«Esta ley es parte de un esfuerzo más amplio de la Unión Europea para hacer que los productos en la UE sean más sostenibles, reducir los desechos electrónicos y facilitar la vida de los consumidores», se lee en el anuncio. Un cargador universal definitivamente ayudaría a dicha tarea.

El uso de un cargador universal ahorraría a los usuarios «hasta 250 millones de euros [$267 millones de dólares aproximadamente] al año en compras innecesarias de cargadores» y reduciría 11.000 toneladas de residuos al año, añadió la Unión Europea.

La Unión Europea planea reducir los niveles de basura electrónica derivada de la gran cantidad de cables desechados.

Apple ya se ha aprovechado de vacíos legales para evitar este tipo de medidas. En 2009 firmó un memorando de entendimiento en el que se comprometía a proporcionar a los consumidores cargadores compatibles con puertos micro-USB.

Sin embargo, la firma estadounidense aprovechó un vacío legal que le permitió continuar usando su propio cable cargador si ofrecía también un adaptador de micro-USB.

Posteriormente, en 2014, la Unión Europea aprobó la «Directiva de equipos de radio», que proponía un «esfuerzo renovado para desarrollar un cargador universal».

Apple insistió en que sus dispositivos más delgados no podrían adaptarse a la nueva tecnología USB-C. Según afirmó la empresa, cumplir con el estándar deseado le costaría hasta $2.000 millones de dólares, una cifra considerable, incluso para una transnacional de su calibre.

En 2021 Apple se opuso a la medida: “La regulación estricta que exige solo un tipo de conector reprime la innovación en lugar de alentarla, lo que a su vez perjudicará a los consumidores en Europa y en todo el mundo», le dijo a la BBC un portavoz de la firma.

Una alternativa posible podría ser el uso del método inalámbrico de carga, que aunque aún es relativamente nuevo, está dando pasos agigantados.

Muchos analistas sugieren que sencillamente optarán por eliminar por completo su puerto de carga y utilizar un método de carga 100% inalámbrico en sus futuros dispositivos.

El tiempo dirá, pero al menos dentro de unos años, ya sea con cargador universal o inalámbrico, la pesadilla de los múltiples cables terminará para los clientes europeos, de una forma u otra.

Para más información útil, curiosidades y consejos, suscríbase a nuestra sección de noticias del blog, y síganos en las redes sociales como Instagram y Twitter.

Salir de la versión móvil